Mujer pensando en la vuelta a la rutina con una dieta sana y equilibrada

Volver a una dieta equilibrada y saludable después del verano

En verano solemos permitirnos algunos placeres que en otras épocas son menos comunes, y si estamos de vacaciones más aún. Los helados, las cenas fuera de casa disfrutando del calor estival o probar platos nuevos cuando viajamos es una parte de nuestro verano, pero cuando volvemos a la rutina...cuesta volver a coger el ritmo de una dieta sana y equilibrada.

Por este motivo queremos darte algunos consejos para que no descuides tu alimentación y te dejes llevar por los malos hábitos cuando vuelvas a la rutina.

Consejos para seguir una alimentación sana después del verano


La alimentación en verano no tiene por qué ser la misma que en invierno. De hecho, los expertos aconsejan cambiar la dieta de acuerdo con la estación, pero sin hacer cambios bruscos. Esto se debe a que no hay el mismo tipo de frutas y verduras en verano que en otras estaciones, y si nos alimentamos de las frutas y verduras de temporada, nuestra dieta cambiará a lo largo del año.

    1. En primer lugar, aunque sigue haciendo buen tiempo y días largos, podemos ponernos como objetivo que mi rutina sea, por lo menos, en días de trabajo, igual que el resto del año. Podemos dejar las salidas para los momentos en los que estamos más libres, como los fines de semana.
    2. Podemos tomar la decisión de poner en marcha hábitos que nos faciliten el día a día: cocinar por adelantado dedicando un tiempo el fin de semana, preparar la comida del día siguiente, organizarnos un menú semanal, hacer la compra de forma correcta…
    3. Si sabemos que vamos a comer de menú o en un restaurante, podemos pensar con antelación viendo la carta qué es lo que vamos a comer. Y no confundir el que comemos en un restaurante y otros nos hacen la comida con una comida “de fiesta”. En el día a día, comer de menú no tiene que significar que nos saltamos nuestra dieta, por lo que evitaremos dulces en los postres y elegiremos, en cambio, fruta o yogur. De igual modo, este truco también nos sirve para planificar con antelación lo que vamos a comer en casa esa semana, siguiendo incluso alguna dieta específica como la FODMAP, si además queremos tratar alguna patología que tengamos.
    4. Ponernos objetivos semanales: hacer la compra, introducir ejercicio físico en nuestra rutina o cocinar saludable pueden ser algunos de los que mejor resultado nos van a dar. El ejercicio físico, además, hará que nuestro nivel de endorfinas se mantenga alto, de forma que la vuelta al cole o al trabajo sea menos traumática.

    Orientación para llevar una dieta sana y equilibrada

    Estos son unos consejos generales que ayudan a la mayoría de las personas para tener una dieta equilibrada y saludable después del verano. Pero cada uno tiene unas necesidades nutricionales específicas. Si crees que necesitas unas recomendaciones más específicas para ti, estaremos encantados de atenderte, ¡consúltanos!

    Logo

    Sin comentarios

    Añadir un comentario