Nutricionista para intolerancias en Madrid

María del Mar Silva Rivera - Doctoralia.es

Al comer, el organismo entra en contacto con una gran cantidad de compuestos. La mayoría de ellos son bien tolerados y no producen síntomas; sin embargo, en ciertas ocasiones no es así y aparece un malestar que guarda relación con uno o varios de los alimentos ingeridos. En estos casos es necesario recibir un tratamiento y consultar a una nutricionista para intolerancias en Madrid.

nutricionista intolerancias madrid

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad Dietynut. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad

Datos de contacto

910 560 544

690023442

contacto@dietynut.com

Horario de consultas

Martes - Jueves 09:00 - 19:30

Viernes 09:00 - 14:00

Si no le atendemos en el momento, rogamos nos deje un mensaje con su nombre y su número de teléfono para poder devolverle la llamada a la mayor brevedad posible.

Intolerancias alimentarias

Se puede definir la intolerancia alimentaria como una respuesta adversa producida al ingerir determinados componentes que se encuentran en los alimentos. Es importante diferenciarla de las alergias alimentarias, ya que en estas últimas el sistema inmunológico reacciona de forma anormal y produce síntomas que pueden afectar a varias partes del organismo. Las intolerancias no involucran estos mecanismos y el malestar está predominantemente referido a la esfera digestiva. Por una buena salud, es necesario contar con un nutricionista en Madrid.

Causas de la intolerancia alimentaria

Se estima que estos episodios sintomáticos afectan a uno de cada cuatro españoles, es decir, a un 25%. Las causas son predominantemente cuatro, como se detalla a continuación. Un nutricionista especializado en intolerancias se los explicará de manera detallada al paciente. Y le recomendará el tipo de dieta, es importante no confundir esto con la dieta FODMAP.

Enzimáticas

En estos casos, el mecanismo involucrado es la ausencia de una enzima que tiene la función de digerir determinada molécula. La más frecuente y conocida es la intolerancia a la lactosa, que aparece al consumir lácteos, pues existe un déficit en la producción del enzima lactasa. Otras habituales son las que se presentan al ingerir galactosa, fructosa o sorbitol.

Químicas

La presencia de ciertos aditivos, como acidulantes, espesantes, colorantes, edulcorantes o emulsificantes en los alimentos procesados puede desencadenar reacciones adversas. Entre los principales causantes naturales se encuentran las xantinas (teobromina, teofilina), el alcohol, la capsaicina y las aminas vasoactivas (histamina, serotonina, feniletilamina y dopamina).

Gluten

Las reacciones ante esta proteína presente en muchos cereales, y que da al pan sus cualidades características, pueden ser de diversa naturaleza. Existe la alergia al gluten, que involucra al sistema inmunológico, y que es la la celiaquía o enfermedad celíaca, que responde a mecanismos autoinmunes. La intolerancia al gluten aparece, como en los casos anteriores, cuando quien consume cereales como trigo, cebada o avena carece de las enzimas necesarias para digerir alguno de los componentes de esos cereales

Papel del nutricionista especializado en intolerancias

Una nutricionista para intolerancias tiene los conocimientos indispensables para, como primer objetivo, diseñar una dieta de evitación total de la sustancia causante del problema. En segundo lugar, hay que comprender que si se suprimen determinados alimentos, el siguiente paso es sustituirlos por otros, con el propósito de alcanzar una dieta equilibrada que cubra todas las necesidades nutricionales.

En la primera consulta

Se estudiarán todos los aspectos relevantes relacionados con la alimentación. Esto incluye el peso y la talla, la edad, el estado nutricional y las patologías que puedan coexistir. Ciertas circunstancias son también relevantes, como el embarazo, la lactancia y el nivel de actividad física. Esta evaluación del paciente debe ser integral y abarcar aspectos como los gustos personales o las limitaciones en la dieta por motivos culturales.

En función de la información recabada se indicarán los alimentos a suprimir para evitar la intolerancia. Por ejemplo, la nutricionista en la intolerancia a la fructosa eliminará las frutas y las sustituirá por hortalizas o vegetales frescos que contengan cantidades mínimas de fructosa. De la misma forma, se recomendarán sustitutos que brinden aportes nutricionales según la necesidad individual. En las consultas sucesivas se revaluará el estado nutricional y la tolerancia frente a la dieta indicada.

Una nutricionista para intolerancias en Madrid es la profesional más adecuada para tratar a las personas que padecen estos trastornos de la alimentación. Tiene un papel crucial en la evolución de esta enfermedad, pues no solo ayudará a mantenerla controlada, sino que proporcionará una dieta perfectamente personalizada.