SIBO Tratamiento por nutricionista

Tratamiento SIBO: Qué hacer para mantenerlo bajo control

Hay muchas causas que pueden ser el origen del SIBO (Sobrecrecimiento bacteriano intestinal). En una persona sana, el intestino delgado contiene bacterias en un equilibrio estable, pero cuando se produce un cambio en el equilibrio de estas, se hace necesario tratar ese desequilibrio, la disbiosis.


Tratamiento SIBO


Para tratar este trastorno se usan antibióticos farmacológicos. Si se realiza un test de aliento y este da positivo en hidrógeno solamente, bastaría con rifaximina. Si existe una elevación de metano, habría que utilizar esta combinada con neomicina.


Asimismo, son muy importantes los cambios en la alimentación. En un principio se recomienda seguir una dieta que sea baja en fructooligosacáridos, monosacáridos, monosacáridos fermentables y disacáridos, o lo que se conoce como Dieta FODMAP. Esta debe ser recomendada por el nutricionista.

Hinchazón de SIBO

Durante el SIBO es habitual sufrir sensación de hinchazón.


La importancia de la dieta


En el tratamiento SIBO, el aporte de fibras y azúcares fermentables se limita, y hay que decir que estos son los que tu microbiota usa para generar energía. Pero también es cierto que, en numerosas ocasiones, al fermentarlos, aparecen la distensión abdominal y los gases.

Por eso, es importante tener en cuenta que esta dieta no está pensada para que la sigas durante toda la vida, sino de una manera temporal, ya que, además, es bastante estricta. Es una dieta terapéutica que ayuda al manejo de
las enfermedades intestinales y que se ha comprobado también ayuda en el caso del SIBO.


Fases de la dieta FODMAP


En primer lugar, debes saber que es importantísimo que esta dieta sea pautada por un nutricionista con experiencia. Este tendrá que realizarte un seguimiento para poder controlar tu sintomatología y detectar cualquier déficit nutricional. No en vano, si se prolonga demasiado en el tiempo esta dieta y no se aporta la fibra necesaria, la microbiota se va a ver afectada y complicaría bastante tu recuperación, por eso es tan importante el control de un especialista.


Una vez se tiene todo esto claro, hay que diferenciar dos fases en este tipo de dieta. Una es la fase de restricción. Durante esta se eliminan todos aquellos alimentos que sospechamos puedan causar el sobrecrecimiento bacteriano, y también se elimina por completo el gluten.


La segunda fase es la de reintroducción. En ella se testean los alimentos retirados según su tolerancia y siempre bajo la supervisión del nutricionista o dietista.
Una vez que terminamos con los testeos, la persona es capaz de gestionar su alimentación y sabe cómo introducir alimentos que desconoce.


Es muy útil llevar un diario de síntomas. Si no acabamos de estar bien, incluso haciendo dieta FODMAP, es importante la información de ese diario para poder establecer otras posibles relaciones entre dieta y síntomas. Y, hay que tener en cuenta que si la dieta FODMAP no mejora nuestro estado en 4-6 semanas (posiblemente no por completo, pero sí a un nivel en el que los síntomas son aceptables), es posible que sea necesario probar otras aproximaciones dietéticas que no son la dieta FODMAP.


Si necesitas ayuda o consejo sobre el SIBO, su tratamiento o cualquier otro relacionado con la alimentación, obesidad, trastornos digestivos o intolerancias, no dudes en ponerte en contacto con Dietynut. Estaré encantada de entenderte.

Reserva tu cita

Logo

Sin comentarios

Añadir un comentario