Alimentos protectores para el estómago en Madrid

Alimentos protectores frente a catarros y gripes

El otoño y el invierno son las dos estaciones del año más propensas para que se desarrollen catarros y gripes. Llega el frio y aparecen virus y bacterias, por lo que es fundamental que los organismos estén preparados ante esta realidad. En muchas ocasiones, aparecen estas enfermedades porque se está bajo de defensas y se ofrece un campo abonado para desarrollarlas. Por ello, es necesario recurrir a alimentos protectores.

A eso hay que destacar que, así como contra la gripe hay vacunas, contra el catarro, no. Contra el catarro, como mucho, se puede luchar aminorando los síntomas (Paracetamol), pero no hay una medicación que impida su aparición.

Por ello es importante, una vez más, mantener una buena dieta, basada en una alimentación sana y adecuada que mantenga en perfectas condiciones a los organismos. Cuanto más sano se esté, más dificultades tendrán virus y bacterias en encontrar un espacio para desarrollarse.

¿Hay unos alimentos que curen el catarro y la gripe?

La respuesta contundente es que no, pero sí hay alimentos que pueden proteger. Se trata de añadir a la dieta habitual alimentos contra la gripe y el catarro.

La gripe cuenta con las vacunas para no contraer la enfermedad. Si a estas se las ayuda con una alimentación específica, el riesgo será menor. En el caso de la prevención del catarro, solo se cuenta con alimentos que permiten luchar contra todo tipo de virus y bacterias.

¿Qué alimentos protegen del catarro y la gripe?

En una visión general, se puede decir que, entre otros, los alimentos que nos protegen son los ricos en zinc, en hierro, en vitamina C, en vitamina D, en vitamina E, infusiones, líquidos, probióticos y magnesio.

En líneas más concretas, estos son algunos alimentos contra la gripe y el catarro:

  • Cereales integrales. Ricos en zinc, que reducen la intensidad de los síntomas del resfriado y acortan su duración.
  • Legumbres. Ricos en zinc.
  • Huevos. Ricos en zinc y vitamina D.
  • Hígado. Rico en zinc.
  • Sardinas. Ricas en zinc y vitamina D.
  • Atún. Rico en Hierro.
  • Pimiento. Rico en vitamina C.
  • Naranjas. Ricas en vitamina C.
  • Bacalao. Rico en vitamina D.
  • Leche. Rica en vitamina D.
  • Yogures. Son un probiótico natural que nos ayuda a cuidar la flora intestinal.
  • Líquidos. Agua, infusiones y caldos de verduras mantienen una buena hidratación, fundamental en el caso del resfriado.
  • Miel. Por sus propiedades antioxidantes y antibacterianas, no solo ayuda a calmar los síntomas del resfriado, sino que incrementa las defensas.
  • Semillas. Ricas en Vitamina E. Son altamente antioxidantes y estimulan el sistema inmunológico.
  • Infusión de eucalipto. Tiene propiedades antiinflamatorias. Es un poderoso antimicrobiano.
  • Infusión de tomillo. Alivia la tos, expulsa moco y flemas de los bronquios. Antibacteriana y antivírica.
  • Infusión de regaliz . Posee propiedades antivirales y antiinflamatorias.
  • Infusión de jengibre. Ayuda a calentar el cuerpo, combatir la congestión nasal y aliviar la garganta.
  • Infusión de hierbabuena. Tiene mentol, por lo que se utiliza comúnmente para tratar los dolores de garganta y eliminar la tos.

Asesorarse con una dietista

Todos estos alimentos son sencillos de incluir en una dieta normal, aunque muchas veces se comete el error de prescindir de ellos.

Al buen criterio de tener una alimentación balanceada, conviene reforzar la dieta con las variedades alimenticias indicadas. En ningún caso serán contraproducentes y, sin embargo, pueden dar grandes beneficios a la hora de evitar un catarro o una gripe.

A través de Dietynut se puede contactar con una dietista de larga experiencia y excelente conocimiento sobre cuál es la dieta ideal para cada persona. Su conocimiento sobre las propiedades de cada alimento y sus efectos sobre el cuerpo humano ayudarán a elegir los alimentos protectores más adecuados para luchar contra virus y bacterias.

Logo

Sin comentarios

Añadir un comentario