Qué se hace en una consulta de nutrición

¡Así lo hacemos!

En la primera consulta definimos los objetivos que buscas para tu salud y tomamos los datos que necesitamos para preparar tu plan nutricional. Para ello necesitaremos que nos proporciones una analítica actualizada, con menos de 3 meses de antigüedad. Haremos una historia clínica, una historia nutricional, antropometría, bioimpedancia... y averiguaremos si hay alimentos que prefieres o que rechazas y toda esa información nos ayudará a enseñarte a comer saludablemente.

Por ello, necesito una semana para proponerte un plan de alimentación y por eso no te voy a dar un papel estándar o una fotocopia de una dieta. Ese día dejarás la consulta con unas instrucciones básicas para que vayas poniéndote en marcha.

Todo plan de alimentación es individualizado. ¿Por qué? Pues porque la alimentación de una persona que no hace mucho ejercicio no puede ser igual que la de una mujer embarazada, un niño o un anciano. Si, además, tienes un problema de salud derivado de una mala alimentación o quieres modificar tu alimentación para no tenerlo en el futuro, aprender a comer y qué comer es fundamental para recuperar la salud.

En una consulta de nutrición no se alimenta a la gente con batidos raros, pastillas, infusiones caras o con comida que no es comida. Todo lo que hacemos se dirige a que aprendas a manejar una alimentación normal, saludable y equilibrada, con los alimentos que encuentras en el mercado. ¿Cómo se hace esto? Sabemos que lleva un tiempo lograr las adaptaciones necesarias para que comer correctamente sea algo que seas capaz de hacer automáticamente y en eso es en lo que te vamos a ayudar.

En la segunda consulta te entregaré el plan de alimentación y lo revisaremos juntos para que lo entiendas y puedas iniciar el camino. ¿Tendrás que hacer cosas nuevas a las que no estás acostumbrado? ¿Modificar tus costumbres? ¿Tendrás que comer alimentos que has rechazado siempre?. Es evidente que sí. Una alimentación sana pasa por modificar los hábitos de vida y en esto es en lo que te vamos a ayudar.

A partir de aquí tendremos una consulta cada 15 días en la que revisaremos cómo ha variado tu cuerpo y tu peso, analizaremos los momentos en los que te ha resultado difícil seguir la dieta y veremos distintos temas que son importantes para tu educación nutricional.

¿Cuánto tiempo tendrás que asistir a consulta?. Depende de tí, de lo rápido que introduzcas los cambios en tu vida, de lo dispuest@ que estés a cambiar, de tu motivación. Ese es tu trabajo. El mío es hacer que sea sencillo y que entiendas por qué hay que cambiar los malos hábitos por otros buenos y ayudarte con tu motivación.

¿Cuánto peso voy a perder?

En la consulta de nutrición se trabaja la modificación del estilo de vida aprendiendo a ponerse metas alcanzables y, de ese modo, ser capaz de controlar el peso corporal.

El objetivo es perder entre un 0,5% y un 1% de la grasa corporal a la semana. Así, una persona que pese 80 kg perderá entre 400 y 800 g en función de cómo siga su pauta de alimentación. Es importante tener siempre presente que es el paciente el responsable de seguir las pautas que su nutricionista le indica para que pueda conseguir sus objetivos. El objetivo mínimo debe ser la pérdida del 10% del peso corporal en 3-6 meses.

Conforme a los consensos de la Academia de Nutrición y Dietética, la Academia Americana del Corazón y la Sociedad Americana para la Obesidad, la duración mínima aconsejable para poder afianzar el cambio de hábitos debe ser de unos 3 meses en los que se tendrán sesiones cada semana o cada 15 días. Es aconsejable, en caso de grandes excesos de peso que se produzcan como mínimo 14 sesiones en 6 meses.

Tras la pérdida de peso viene el mantenimiento del mismo. Dado que la obesidad es una enfermedad crónica, se requiere una visita al mes durante 1 año para asegurarnos de que no se vuelve a aumentar el peso y que se ha interiorizado bien la pauta de alimentación y la forma en la que se ha de comer para controlar las variaciones en el peso corporal.